ANEMONAS

¿Qué debes saber sobre las anémonas?

  • Que son flores de la familia de los ranúnculos y que existen alrededor de 120 especies catalogadas como anémonas, cada una con sus características particulares.

  • Que al ser flores que crecen a partir de un bulbo, con los cuidados adecuados podrás tener anémonas del mismo bulbo durante muchas primaveras. Recuerda secar bien el bulbo una vez haya tirado toda la flor y conservarlo en zona oscura y seca.

  • La anémona es una planta resistente tanto al frío como al calor, siempre que no la expongamos a temperaturas extremas y la resguardemos del viento y las heladas en los primeros compases de la primavera, y del sol – que puede dañarla – en verano.

  • Las anémonas necesitan buen drenaje, ya que el encharcamiento puede pudrir el bulbo o favorecer la aparición de hongos y enfermedades que lo echen a perder.

  • Además, en cuestión de riego las anémonas prefieren que las riegues todos los días un poco, sin pasarte, de modo que el sustrato esté húmedo pero no empapado. Tampoco toleran bien la sequía, de modo que procura que la tierra no se seque.

  • Y ¿qué pasa con la luz? Pues que las anémonas son plantas de semisombra que viven bien también en la sombra. Si les va a dar el sol, que sea solo por la mañana o en las horas de menor insolación, para que no se quemen.

  • En cuanto a las plagas, deberás prestar especial atención a caracoles y pulgones (como en casi todas las plantas de flor), así como a los hongos, que también son comunes si el riego no es el adecuado.