GLADIOLOS

. Los gladiolos aguantan bien el pleno sol (aunque es buena idea que, en las horas de mayor insolación durante la canícula protejas sus pétalos con una tela de sombra, por si acaso) y no florecen a la sombra. En semisombra florecerán, pero con menos profusión que si los tienes al sol.

. Aunque se adaptan a prácticamente cualquier tipo de suelo, el sustrato más adecuado es aquel que sea arenoso y drene bien. También puedes plantar gladiolos en tierra para hortalizas (si tienes un huerto urbano, matarás dos pájaros de un tiro).

 

. Es buena idea que dejes un espacio entre bulbo y bulbo y que no plantes nada más junto con tus gladiolos (o, al menos, que no lo hagas cerca), ya que se trata de una planta muy territorial y que solo vive bien si no tiene otras especies cerca.

 

. Debido a su procedencia y hábitat natural, todas las variedades de gladiolos prefieren las temperaturas cálidas y no toleran las heladas. Algunos pueden vivir a temperaturas un poco más bajas que las veraniegas, pero el frío no les hace ningún bien.

 

. En cuanto al riego, el gladiolo es una planta que quiere mucha agua y humedad constante, aunque el encharcamiento es perjudicial, por lo que deberás procurar que el sustrato esté siempre húmedo pero bien drenado.

 

. Una tierra siempre húmeda propicia una floración más abundante y hace aumentar el tamaño de las flores, mientras que si la planta pasa sed, podría no florecer o hacerlo de forma deficiente.

 

. Por lo que respecta a las plagas, los gladiolos se ven afectados por trips, pulgones y babosas, así como por moscas del bulbo y del narciso y por los áfidos del bulbo.

 

. Para cortar correctamente tus varas de gladiolo y adornar con ellas la casa o regalar un precioso ramo procedente de tu jardín, hazlo por debajo de las flores más cercanas al bulbo, cuando éstas hayan empezado a adquirir color.

 

. Al ser una planta bulbosa, el gladiolo te florecerá cada año siempre que cuides y conserves los cormos de la manera adecuada. Si los tienes en una zona templada y sin heladas, no es necesario que los desentierres

 

. Si vives en una zona con heladas, desentierra los bulbos tras la última floración y guárdalos en lugar oscuro y seco, protegidos hasta que los plantes en la próxima primavera.