LILIUM

PLANTADO DEL LILIUM

LA FORMA CORRECTA DE PLANTAR UN LILIUM ES TAPAR EL MISMO CON TRES DEDOS DE TIERRA POR SOBRE EL BULBO CUIDANDO QUE EN EL CASO DE TENER BROTE, EL MISMO SE MANTENGA INTACTO Y NO SE ROMPA YA QUE ESTE SE CONVERTIRÁ EN LA VARA FLORAL.

CUIDADOS DEL LILIUM

DEBEMOS MANTENER UN RIEGO MODERADO, LA TIERRA DEBE ESTAR HÚMEDA, PERO NO ENCHARCADA YA QUE EL EXCESO DE HUMEDAD VUELVE A LA PLANTA PROPENSA A PADECER ENFERMEDADES COMO LA VOTRITIS.

EL SOL NO DEBE SER DIRECTO EN LAS HORAS DE MAYOR RADIACIÓN YA QUE LAS HOJAS O LOS PÉTALOS DE LA FLOR PUEDEN LLEGAR A DECOLORARSE O MANCHARSE.

EL LILIUM PUEDE SER PLANTADO EN MACETA SIN NINGUN PROBLEMA.

PUEDE UBICARSE EN GALERÍAS SIEMPRE QUE RECIBA LUZ EN EL DÍA.

EL TIEMPO DE CRECIMIENTO DEPENDERÁ DE LA TEMPERATURA. LAS TEMPORADAS MÁS CALIDAS PERMITIRÁN QUE ESTE FLOREZCA MÁS RÁPIDO EN CONTRAPOSICIÓN DE LAS TEMPORADAS FRÍAS.

REPRODUCCION DEL BULBO

CUANDO LA PLANTA CUMPLA SU CICLO COMENZARÁ A SECARSE. ES IMPORTANTE NO QUITAR LAS HOJAS SECAS O CORTARLAS, YA QUE EN ESTE MOMENTO SE PRODUCE EL “ENGORDE” DEL BULBO. ÉSTE REABSORBE LOS NUTRIENTES Y SE PREPARA PARA SU PERÍODO DE DORMANCIA. 

EN EL CASO DE QUERER DEJARLO EN LA MACETA ES RECOMENDABLE QUE MIENTRAS EL BULBO SE ENCUENTRE DORMIDO TRANSLADEMOS DICHA MACETA A UN LUGAR EN DONDE RECIBA FRÍO, ESTO PUEDE SER AL PATIO EN INVIERNO CUANDO COMIENZAN LAS HELADAS. 

EN EL CASO DE QUERER LEVANTARLO DEBEREMOS ESPERAR A QUE LA PLANTA SE SEQUE POR COMPLETO. 

AMARYLLIS

PLANTADO DEL AMARYLLIS

PARA LOGRAR UN CORRECTO PLANTADO DE NUESTRO BULBO DE AMARYLLIS ES NECESARIO CUBRIR 3/4 DEL BULBO DEJANDO LAS RAICES COMPLETAMENTE TAPADAS Y LA PARTE SUPERIOR (DE DONDE SALDRÁN LAS HOJAS Y VARAS FLORALES) AL DESCUBIERTO.

CUIDADOS DE LA PLANTA DE AMARYLLIS

EL RIEGO DEBE SER MODERADO, CUIDANDO QUE LA TIERRA NO QUEDE ENCHARCADA YA QUE ESTO ES PERJUDICIAL PARA EL BULBO AL CUAL VUELVE PROPENSO A BACTERIAS Y VIRUS.

EL AMARYLLIS ES UNA PLANTA VERSÁTIL POR LO QUE PUEDE SER PLANTADA EN EXTERIORES E INTERIORES. LA CANTIDAD DE SOL RECIBIDA SERÁ UN FACTOR DETERMINANTE EN LA INTENSIDAD DEL COLOR DE LA FLOR. UNA EXPOSICIÓN ESCASA DE SOL PUEDE DAR UNA FLOR DE TONALIDADES MÁS PÁLIDAS DE LO NORMAL. 

ANTES DE PLANTAR UN AMARYLLIS ES IMPORTANTE TENER EN CUENTA QUE EL HYPPEASTRUM ES UNA VARIEDAD PROPENSA AL ATAQUE DE CARACOLES Y BABOSAS POR LO QUE TENDREMOS QUE TOMAR LAS MEDIDAS CORRESPONDIENTES PARA EVITAR LA INFECCIÓN DE NUESTRAS PLANTAS.

AL TERMINAR EL CICLO DE NUESTRA PLANTA, TENDREMOS QUE CORTAR EL REGADO DE LA MISMA YA QUE DE CONTINUARLO, NUESTRO AMARYLLIS VOLVERÁ A DAR HOJAS PERO NO VOLVERÁ A FLORECER. UNA VEZ QUE OBSERVAMOS QUE ASONMAN NUEVAMENTE BROTES DE NUESTRA PLANTA, REANUDAREMOS EL REGADO DIARIO DE LA MISMA. 

PEONIAS

EL PLANTADO DE LA PEONÍA

LA PEONIA ES UNA RAÍZ, POR LO TANTO DEBE SER CUBIERTA EN SU TOTALIDAD CON TIERRA.

SU PLANTADO DEPENDERÁ DE LA ZONA GEOGRÁFICA EN LA QUE NOS UBIQUEMOS. 

ESTA ESPECIE NECESITA GRAN CAUDAL DE LUZ SOLAR Y FRÍO MIENTRAS SE ENCUENTRA EN DORMANCIA POR LO QUE TENDREMOS QUE TENER EN CUENTA ESTO A LA HORA DE REALIZAR LA COMPRA DE ESTA VARIEDAD.

NO RECOMENDAMOS SU PLANTADO EN LAS PROVINCIAS UBICADAS MAS AL NORTE YA QUE EN ELLAS EL CALOR ES EXCESIVO PARA ESTA VARIEDAD, LO QUE NO PERMITIRÁ UNA NUEVA FLORACIÓN LA TEMPORADA SIGUIENTE A LA COMPRA DE NUESTRO PRODUCTO.

EN LAS PROVINCIAS DE CLIMA TEMPLADO PODEMOS PLANTARLAS EN EL EXTERIOR, TENIENDO EN CUENTA QUE NECESITARÁ ESTAR EN UN LUGAR EN DONDE RECIBA LAS HELADAS DEL INVIERNO LO QUE PERMITIRÁ LA ACTIVACIÓN DE LA FLORACIÓN EN LA TEMPORADA QUE LE SUCEDA.

EN LAS PROVINCIAS MAS FRÍAS, NO TENDRÁ PROBLEMAS SIEMPRE Y CUANDO SE LA COLOQUE EN UN SITIO EN DONDE RECIBA BUENA LUZ AL MOMENTO DE ACTIVAR SU CICLO NUEVAMENTE. 

EL CUIDADO DE NUESTRA PEONÍA

LA PEONÍA ES UNA ESPECIE RESISTENTE A ENFERMEDADES Y PLAGAS, PERO TENDREMOS QUE TENER EN CUANTA SU REGADO YA QUE NO SOPORTA SEQUÍAS Y SU EXPOSICIÓN AL SOL YA QUE NECESITA UNA DOSIS ALTA DE ELLA SIEMPRE Y CUANDO NO NOS ENCONTREMOS EN UNA ZONA DE ALTAS TEMPERATURAS.

TULIPANES

PASOS PARA PLANTAR CORRECTAMENTE NUESTRO BULBO DE TULIPAN EN MACETA.

NECESITAREMOS:

  • UNA MACETA
  • TIERRA HÚMEDAD DE BUEN DRENAJE
  • NUESTRO BULBO DE TULIPAN

CUBRIMOS LA MITAD DE LA MACETA CON LA TIERRA HÚMEDA, COLOCAMOS EL BULBO EN EL MEDIO Y LO CUBRIMOS PRESIONANDO LEVEMENTE LA TIERRA, DEJANDO LIBRES UNOS POCOS CENTÍMETROS DE LA MACETA.

 

LOS TAMAÑOS RECOMENDADOS SON :

MACETA 15 = 1 BULBO

MACETA 18/20 = 5 BULBOS

 

 

PRESERVACIÓN DEL BULBO:

 

Una vez secos la flor y el follaje, retirar los bulbos de la tierra, dejarlos secar muy bien un par de días y luego envolverlos con papel y guardarlos en cajas de cartón o madera en algún ambiente fresco, seco y aireado. NUNCA guardarlos en bolsas de plástico o donde no puedan respirar, porque podrían pudrirse o ser atacados por hongos.

 

Los bulbos necesitan de un tiempo de reposo llamado «período de latencia«, siempre con clima frío, ya sea por la estación naturalmente, o realizado en forma artificial, para luego, ya descansados, cuando sean plantados desarrollen mejor sus raíces, tallo y flores. En regiones tropicales o donde no tienen época invernal muy marcada, requieren de frío artificial. Esto se logra manteniéndolos en heladera por aproximadamente 2 meses, desde finales de primavera, y hasta comienzos de otoño, cuando sean plantados. Mantenerlos secos y en una bolsa de red.

 

GLADIOLOS

. Los gladiolos aguantan bien el pleno sol (aunque es buena idea que, en las horas de mayor insolación durante la canícula protejas sus pétalos con una tela de sombra, por si acaso) y no florecen a la sombra. En semisombra florecerán, pero con menos profusión que si los tienes al sol.

. Aunque se adaptan a prácticamente cualquier tipo de suelo, el sustrato más adecuado es aquel que sea arenoso y drene bien. También puedes plantar gladiolos en tierra para hortalizas (si tienes un huerto urbano, matarás dos pájaros de un tiro).

 

. Es buena idea que dejes un espacio entre bulbo y bulbo y que no plantes nada más junto con tus gladiolos (o, al menos, que no lo hagas cerca), ya que se trata de una planta muy territorial y que solo vive bien si no tiene otras especies cerca.

 

. Debido a su procedencia y hábitat natural, todas las variedades de gladiolos prefieren las temperaturas cálidas y no toleran las heladas. Algunos pueden vivir a temperaturas un poco más bajas que las veraniegas, pero el frío no les hace ningún bien.

 

. En cuanto al riego, el gladiolo es una planta que quiere mucha agua y humedad constante, aunque el encharcamiento es perjudicial, por lo que deberás procurar que el sustrato esté siempre húmedo pero bien drenado.

 

. Una tierra siempre húmeda propicia una floración más abundante y hace aumentar el tamaño de las flores, mientras que si la planta pasa sed, podría no florecer o hacerlo de forma deficiente.

 

. Por lo que respecta a las plagas, los gladiolos se ven afectados por trips, pulgones y babosas, así como por moscas del bulbo y del narciso y por los áfidos del bulbo.

 

. Para cortar correctamente tus varas de gladiolo y adornar con ellas la casa o regalar un precioso ramo procedente de tu jardín, hazlo por debajo de las flores más cercanas al bulbo, cuando éstas hayan empezado a adquirir color.

 

. Al ser una planta bulbosa, el gladiolo te florecerá cada año siempre que cuides y conserves los cormos de la manera adecuada. Si los tienes en una zona templada y sin heladas, no es necesario que los desentierres

 

. Si vives en una zona con heladas, desentierra los bulbos tras la última floración y guárdalos en lugar oscuro y seco, protegidos hasta que los plantes en la próxima primavera.

CROCOSMIA

CUIDADOS DE LA CROCOSMIA

Para cuidar esta planta y que nos ayuda decorar nuestro jardín necesitamos saber algunos de los aspectos a tener en cuenta en sus cuidados. Lo primero de ello es la exposición al sol. La crocosmia necesita una exposición a pleno sol o quizás algo de semi sombra y estar continuamente protegida del viento. Debe buscar una forma el jardín donde pueda estar guardada del viento pero pueda tener bastantes horas de sol.

Necesita de un suelo muy bien drenado y que no acumule agua del riego o de las precipitaciones. Si el agua de riego se almacena provocar aquel bulbo se pudra. Tampoco es aconsejable que el suelo tenga un exceso de materia orgánica. Si queremos plantar los bulbos debemos hacerlo a final de invierno que es donde van a tener mejor temperatura para poder desarrollarse correctamente. Para sembrar los bulbos necesitaremos enterrarlos a unas profundidades de unos 4-5 centímetros.

En cuanto al riego, debe ser moderadamente todo el año. Si las temperaturas en verano son bastante altas, deberemos aumentar ligeramente el aporte de agua durante el periodo de floración. Uno de los consejos que se suele dar éste se abone con estiércol tras remover la tierra previamente. Esto se debe hacer antes de plantarlas para que tengan un mejor desarrollo.

Entre las plagas y enfermedades por las que puede ser afectada la crocosmia encontramos la araña roja, los trips y los pulgones en el exterior.

NERINES

¿Cómo cuidar a la Nerine durante todo el año?

Planta los bulbos de la Nerine en verano en un buen compost o prepara una mezcla tú mismo con dos partes de tierra negra, una parte de arena gruesa y otra parte de mantillo. Coloca los bulbos de tal manera que la punta sobresalga de la superficie del compost, usando macetas de 10 cm de diámetro para un solo bulbo o de 15-20 cm de diámetro para colocar tres o cinco bulbos.

A la Nerine no le gustan los movimientos, por lo que tendrás que trasplantarla solo cada cuatro años. En los años en que no la trasplantes, sustituye la capa superior de compost (unos 2.5 cm) por compost nuevo. Esta planta se da mucho mejor en un lugar cálido y resguardado, donde haya la mayor cantidad de luz posible, pero no esté expuesta a los rayos del sol directos.

Mantén las plantas húmedas en primavera hasta que las hojas de la Nerine se tornen amarillentas y, a partir de allí, deja de regarlas hasta que vuelvan a reanudar su crecimiento el próximo verano.

Riega tu Nerine en otoño e invierno y continúa abonándola durante el periodo de floración. Cuando las flores se hayan secado, disminuye la cantidad de agua y mantén las plantas ligeramente húmedas durante todo el invierno. En los meses más fríos del año, se aconseja cubrir la superficie del compost con una capa de material protector.

La Nerine se propaga fácilmente por división. En la época de plantación, tendrás que separar los vástagos de la base de los bulbos maduros y plantarlos en grupos o de forma individual en compost; trátalos luego como plantas maduras.

AMARINES

Este bulbo “Ofrece lo mejor de ambos mundos”, dicen sus creadores y distribuidores.

MIENTRAS QUE EL NERINE SIEMPRE PIERDE SUS HOJAS CUANDO FLORECE, EL AMARINE CONSERVA SUS HOJAS

Esto lo convierte en un cultivo más decorativo y adecuado para la producción en macetas. Además, florece en agosto / septiembre, que es antes que el Nerine, y es muy resistente a las heladas. Puede soportar temperaturas tan bajas como -10 ° C . 

Las flores se parecen a Nerine pero son un poco más grandes y cada bulbo producirá hasta 10 flores por tallo. Originalmente fueron producidos para el comercio de flores cortadas, de ello han evolucionado a plantas bulbosas de jardín.

Cultivo del Amarine

Prosperarán como la mayoría de bulbos en una situación bien drenada, ya sea al sol o a la semisombra y también son perfectos para cultivar en macetas en la terraza o el balcón.

Estos bulbos soportan suelos muy pobres, por ello, las plantas que crecen en suelos fértiles crecerán más grandes con más hojas, pero a expensas de las flores. Una vez establecidas, no parta ni mueva los bulbos, ya que prefieren que las dejen desarrollarse.

Las hojas aparecen primero y crecen durante el verano, característicamente sorprendente por derecho propio antes de que lleguen las flores en otoño. En eso se parecen al Amaryllis Belladona.

Luego, los racimos de hasta 10 flores en forma de trompeta aparecen en tonos blancos o rosados ​​en tallos fuertes y erguidos de hasta 50 cm de altura. prosperará y destacarán en tu jardín otoñal a partir de septiembre. 

Una planta muy interesante para el borde del jardín, exhibiciones en macetas y arreglos florales, agregarán toques de color donde sea que aparezcan, y sus tallos largos las hacen ideales también como flor cortada cuando no hay muchas flores en el jardín. 

Destacamos también que son completamente resistentes a las heladas pues soportan fácilmente los -10ºC. 

Información y cuidados 

Los bulbos se deben plantar desde el otoño a finales de primavera en bulbo, luego en maceta podemos plantarla todo el año.

En el jardín, plantélos a pleno sol a unos 5 cm de profundidad y unos 10 cm de distancia. Tendrán un crecimiento de alrededor de 60 cm de alto x 20 cm de ancho, estas bellezas florecerán de septiembre a octubre después de que sus hojas hayan muerto.

Se recomienda no moverlas del lugar, ya que tenderán a naturalizarse (efecto de establecerse en el terreno de forma duradera) con las ventajas que ello conlleva.

No olvidemos aportar un buen mantillo para protegerlos sobre todo durante el primer año hasta que estén completamente establecidos. Plantar en un suelo arenoso grueso y bien drenado, a pleno sol para promover la máxima floración iridiscente. 

MINI CALAS COLOR

MINI CALAS COLOR

LO QUE TENEMOS QUE TENER SIEMPRE EN CUENTA ES QUE LAS MINI CALAS COLOR NO SON LAS CALAS BLANCAS QUE SOLEMOS VER HABITUALMENTE.

ESTAS, EN CONTRAPOSICIÓN A LAS BLANCA NECESITAN POCA HUMEDAD Y RIEGO. NO SOPORTAN EL EXCESO DE AGUA YA QUE TIENDEN A ASFIXIARSE Y PROVOCAN LA PERDIDA DEL BULBO.

POR LO QUE EL CUIDADO PRINCIPAL DEBE SER EL RIEGO JUSTO Y LA EXPOSICIÓN AL SOL, DEL CUAL NECESITAN PARA PODER DESARROLLARSE.

COMO A LA MAYORÍA DE LAS FLORES, DEBEREMOS CUIDARLAS DE LAS HELADAS Y TEMPERATURAS BAJAS EXPONIENDOLAS AL SOL DIRECTO EN INVIERNO Y A MEDIA SOMBRA EN VERANO.

CUANDO NUESTRA MINI CALA TERMINE SU CICLO NORMAL DE CRECIMIENTO Y FLORACIÓN DEJAREMOS SECAR LA PLANTA PARA QUE EL BULBO “ENGORDE” PUDIENDO LEVANTARLO PARA CAMBIARLO DE MACETA O LUGAR EN SU MOMENTO DE DORMANCIA.

ANEMONAS

¿Qué debes saber sobre las anémonas?

  • Que son flores de la familia de los ranúnculos y que existen alrededor de 120 especies catalogadas como anémonas, cada una con sus características particulares.

  • Que al ser flores que crecen a partir de un bulbo, con los cuidados adecuados podrás tener anémonas del mismo bulbo durante muchas primaveras. Recuerda secar bien el bulbo una vez haya tirado toda la flor y conservarlo en zona oscura y seca.

  • La anémona es una planta resistente tanto al frío como al calor, siempre que no la expongamos a temperaturas extremas y la resguardemos del viento y las heladas en los primeros compases de la primavera, y del sol – que puede dañarla – en verano.

  • Las anémonas necesitan buen drenaje, ya que el encharcamiento puede pudrir el bulbo o favorecer la aparición de hongos y enfermedades que lo echen a perder.

  • Además, en cuestión de riego las anémonas prefieren que las riegues todos los días un poco, sin pasarte, de modo que el sustrato esté húmedo pero no empapado. Tampoco toleran bien la sequía, de modo que procura que la tierra no se seque.

  • Y ¿qué pasa con la luz? Pues que las anémonas son plantas de semisombra que viven bien también en la sombra. Si les va a dar el sol, que sea solo por la mañana o en las horas de menor insolación, para que no se quemen.

  • En cuanto a las plagas, deberás prestar especial atención a caracoles y pulgones (como en casi todas las plantas de flor), así como a los hongos, que también son comunes si el riego no es el adecuado.